• Econojuris Abogados.

Riesgo de trabajo: Comentario a una Jurisprudencia Comparada

Los riesgos del trabajo conforme al artículo 195 de la Ley de Riesgos de Trabajo son los accidentes y las enfermedades que ocurran a los trabajadores, con ocasión o por consecuencia del trabajo que desempeñen en forma subordinada y remunerada, así como la agravación o reagravación que resulte como consecuencia directa, inmediata e indudable de esos accidentes y enfermedades.

Para el artículo 196 ibid, accidente de trabajo a todo aquel que le suceda al trabajador como causa de la labor que ejecuta o como consecuencia de ésta, durante el tiempo que permanece bajo la dirección y dependencia del patrono o sus representantes, y que puede producirle la muerte o pérdida o reducción, temporal o permanente, de la capacidad para el trabajo.

Agrega la indicada disposición que igualmente calificará como tal, los que ocurran al trabajador en las siguientes circunstancias:

a) En el trayecto usual de su domicilio al trabajo y viceversa, cuando el recorrido que efectúa no haya sido interrumpido o variado, por motivo de su interés personal, siempre que el patrono proporcione directamente o pague el transporte, igualmente cuando en el acceso al centro de trabajo deban afrontarse peligros de naturaleza especial, que se consideren inherentes al trabajo mismo. En todos los demás casos de accidente en el trayecto, cuando el recorrido que efectúe el trabajador no haya sido variado por interés personal de éste, las prestaciones que se cubran serán aquellas estipuladas en este Código y que no hayan sido otorgadas por otros regímenes de seguridad social, parcial o totalmente.

b) En el cumplimiento de órdenes del patrono, o en la prestación de un servicio bajo su autoridad, aunque el accidente ocurra fuera del lugar de trabajoy después de finalizar la jornada.

c) En el curso de una interrupción del trabajo, antes de empezarlo o después de terminarlo, si el trabajador se encontrare en el lugar de trabajo o en el local de la empresa, establecimiento o explotación, con el consentimiento expreso o tácito del patrono o de sus representantes.

ch) En cualquiera de los eventos que define el inciso e) del artículo 71 del presente Código.

Las causales establecidas por el legislador costarricense están claras, sin embargo, siempre surgen posibilidades que esa claridad se interrumpa por presupuestos no expresamente contemplados en la legislación, como sería el caso de un accidente ocurrido al trabajador que sale de la empresa, esto del centro habitual de trabajo a tomar sus alimentos a algún restaurante cercano, dentro de los horarios establecidos para tales fines.

La duda en una situación como la planteada surge, por la posibilidad de que se considere que en ese lapso de tiempo, se produce una interrupción del contrato de trabajo al desaparecer una de las condiciones doctrinal y jurisprudencialmente señaladas como requisito para la existencia de la relación laboral: la subordinación; es decir, el trabajador es absolutamente libre de disponer de ese periodo de tiempo sin ninguna posibilidad de intervención del patrono.

En una sentencia del 13 de diciembre de 2018, la Sala Cuarta de la Seguridad Social del Tribunal Supremo español, se pronunció sobre el tema, y dispuso: “Como ha recordado la sentencia de esta Sala de 27 de enero de 2014 ‘La definición de accidente de trabajo contenida en el art. 115.1 LGSS está ‘concebida en términos amplios y como presupuesto de carácter general, en el número 1 del precepto, debe ser entendida de conformidad con el resto del artículo y con otras normas que han venido a desbordar aquella concepción del accidente de trabajo’, recordando asimismo, que, ‘La doctrina de esta Sala que ha interpretado y aplicado el art. 115 LGSS, en sus distintos apartados, ‘es muy abundante, y aunque en todas las ocasiones ha resaltado la necesidad de que entre el trabajo y la lesión que sufra el trabajador sea apreciable un nexo de causalidad, afirmando en este sentido que no siempre el trabajo es la causa única y directa del accidente; pueden concurrir otras causas distintas, pero el nexo causal entre el trabajo y el accidente no debe estar ausente en ningún caso, como advierte la sentencia de 7 de marzo de 1987‘.”

En otro apartado señaló: “En el presente caso, es indudablemente aplicable la teoría de la ‘ocasionalidad relevante’, caracterizada -como se ha dicho-, por una circunstancia negativa y otra positiva. La primera es que los elementos generadores del accidente no son específicos o inherentes al trabajo y la positiva es que o bien el trabajo o bien las actividades normales de la vida del trabajo hayan sido condición sin la que no se hubiese producido el evento. La trabajadora se accidentó cuando salió de la empresa dirigiéndose a tomar un café dentro del tiempo legalmente previsto como de trabajo de quince minutos por tratarse de jornada superior a seis horas, habitualmente utilizado para una pausa para “tomar café”, como actividad habitual, social y normal en el mundo del trabajo (primer elemento), ahora bien, el trabajo es la condición sin la cual no se hubiera producido el evento (segundo elemento). El nexo de causalidad nunca se ha roto, porque la pausa era necesaria, y la utilización de los quince minutos de la misma por la trabajadora se produjeron con criterios de total normalidad. Ha de estimarse por ello, que la sentencia recurrida contiene la buena doctrina, imponiéndose la desestimación del recurso y la confirmación de la referida sentencia, de acuerdo con el informe del Ministerio Fiscal” (Subrayado de referencia)

Para lo denominado como “ocasionalidad relevante” el Tribunal Supremo, estableció dos elementos: uno negativo y el otro positivo, donde el negativo es la salida de la trabajadora de la empresa a realizar una actividad ajena en su esencia al trabajo pero habitual en el mundo laboral como lo es el tomar café, y como elemento positivo consideró que esa habitualidad de la actividad mantiene el nexo causal.

En conclusión y de acuerdo a una interpretación restrictiva de la resolución comentada, para mantener el nexo causal entre el accidente y la relación laboral, la actividad desplegada en las horas destinadas por la empresa al ocio, deben ser “habituales”.

El tema resulta más relevante de lo que aparenta, cuando en la práctica se dan situaciones en las que solamente se identifica el elemento positivo, esto es, que el accidente ocurrió dentro de la jornada laboral, al descartarse el componente negativo en la eventualidad que la actividad desplegada fuese “inhabitual”. Se consideraría accidente laboral el acontecido a un trabajador(a) que aprovechó su hora de almuerzo para un encuentro amoroso? Será accidente laboral el sufrido por el trabajador que aprovechó su hora de almuerzo para recibir atención psicológica?

Aunque muchos puedan tener la tentación de denegarle esa calificación al primer ejemplo y eventualmente aceptar el segundo, caben varias respuestas, me aventuro solamente a una: en los dos supuestos presentados, hay un tema de salud; por un lado serotonina producida con la primera actividad mejora el estado de ánimo del trabajador(a) para desarrollar sus labores que puede equipararse para efectos jurídicos al relajamiento mental que le facilitará el psicológo(a) para continuar con sus tareas.

La sentencia del Tribunal de la Seguridad Social del Tribunal Supremo español, aplicó una interpretación excesivamente restrictiva para calificar el evento dañoso.

1 vista

© 2023 por Abogado & Abogado. Creado con Wix.com

SÍGUENOS:

  • w-facebook
  • Twitter Clean